BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Diálogo y no violencia, el clamor
Diálogo y no violencia, el clamor

Diálogo y no violencia, el clamor

Las protestas en la mayoría de ciudades fueron coloridas y pacíficas.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp

Miles de personas volvieron a las calles de Colombia para protestar contra el Gobierno, en el octavo día de manifestaciones.


Bajo la lupa de la comunidad internacional, que denunció excesos de la Fuerza Pública y pidió calma y diálogos, estudiantes, sindicatos, indígenas y otros sectores salieron a las calles de las principales ciudades con marchas festivas y en su mayoría pacíficas. 


Miles de indígenas se sumaron en Cali a las protestas agitando sus bastones de mando y gritando “resistencia”. 


Músicos y artistas acompañaron la multitudinaria marcha en Medellín que terminó en plantón. 


La presión no cede, ante la vigilancia de la comunidad internacional que denunció ataques de policías contra civiles.

La ONU, La Unión Europea, Estados Unidos, Amnistía Internacional y Human Rights Watch llamaron a la calma y exigieron garantías al gobierno. 


Durante las marchas, los manifestantes portaron carteles que expresaban con dosis de humor y sarcasmo el malestar. 


Escritos en pancartas plásticas elaboradas en computador, a mano en un pedazo de cartón, o incluso sobre la ropa con un marcador, estos carteles resumen el momento que vive el país, movilizado para pedir cambios en la política económica y social del Gobierno.


En las manifestaciones de la segunda jornada nacional de protesta los mensajes giraron en torno a tres ejes: la defensa de la vida y contra la violencia, la oposición al proyecto de reforma de la salud y la necesidad de enderezar el rumbo del Gobierno.


Se destacó una enorme bandera de Colombia invertida destacaba en una de las caminatas con la inscripción: “Transfusión para nuestro desangrado sistema de salud”.


Las protestas también reclaman un cambio en la manera como se conducen los asuntos del país, para que se ponga más énfasis en lo social. 


“La pobreza económica duele, pero la mental y la indiferencia matan", advertía una pancarta. 


Las protestas se vivieron además en otros países, donde se realizaron marchas ante las embajadas de Colombia en México, Panamá y Alemania, entre otras naciones del mundo. 


Decenas de sindicalistas panameños y residentes colombianos en ese país se apostaron a la entrada del moderno edificio donde se ubica la Embajada de Colombia en la capital panameña, con carteles.


Las protestas comenzaron el pasado 28 de abril en contra de una reforma tributaria, que ya fue retirada, y hasta este miércoles dejan, según la Defensoría del Pueblo, 19 muertos, una cifra que podría ser de 24 según ONG.

Solidaridad indígena

Una de las principales organizaciones indígenas de la Amazonía ecuatoriana se solidarizó ayer con los manifestantes en Colombia.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) expresó “su profunda solidaridad con el hermano pueblo de Colombia” y consideró que se trata de una lucha “contra las medidas económicas del Gobierno de turno”, también.

En un comunicado indicó que la abandonada propuesta de reforma tributaria, detonante de las protestas, “pretendía subir impuestos a la población” mientras, por otro lado, “protegía a las grandes empresas y capitales”. 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp
Publicidad

NOTICIAS DE HOY

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Encuentra Todos nuestros Contenidos en puntos De distribución Y formato digital.