BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
El tiempo es oro ante un ataque cerebrovascular
El tiempo es oro ante un ataque cerebrovascular

El tiempo es oro ante un ataque cerebrovascular

Esta es una enfermedad que no da espera y frente a la cual se debe actuar rápidamente.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp

¿Siente la cara torcida, tiene dificultad al hablar, le duele intensamente la cabeza? ¡Preste atención! Puede estar sufriendo un Ataque Cerebrovascular, o ACV, una patología cuyos síntomas se presentan de forma repentina, pero que al ser atendida rápidamente favorece su diagnóstico, tratamiento y recuperación.

Comúnmente conocido como derrame cerebral, “el ACV se da producto de problemas en la circulación sanguínea del cerebro, y puede ser de dos tipos: isquémico, que sucede cuando un vaso sanguíneo se tapa; o hemorrágico, cuando el vaso sanguíneo se rompe, alterando en ambos casos la función cerebral”, según explica el doctor Jorge Ignacio Celis, neurólogo vascular de la Clínica Cardio Vid en Medellín.

Por ello, agrega el experto, ante síntomas como la pérdida de la fuerza en la mitad del cuerpo (o en un brazo o una pierna), entumecimiento de la cara o rostro torcido, pérdida súbita de la visión, dolor de cabeza intenso (el peor que haya tenido), sensación de vértigo o mareo fuerte, pérdida de equilibrio, problemas para caminar, dificultad al hablar o confusión para expresarse, es urgente llamar al 123 o acudir a los centros de salud.

“Esta es una enfermedad frente a la cual se debe actuar con velocidad, entre más temprano mejor. Solo así es posible que el paciente reciba tratamiento e intervención efectivos. Para los eventos isquémicos, por ejemplo, hay terapias y medicamentos que permiten destapar los vasos sanguíneos, mientras que, en los hemorrágicos, hay posibilidades quirúrgicas. El tiempo, en este caso, es cerebro”, advierte el doctor Celis.

Las primeras 4.5 horas, desde el inicio del ACV, son vitales para aplicar los procedimientos adecuados, de lo contrario se pierde tiempo de intervención y ya la terapia no es efectiva. “Así mismo, acudir a entidades de salud debidamente acondicionadas, esto quiere decir que cuenten con equipos para toma de resonancias, tomografías, y con personal idóneo, entrenado en neurología vascular o neurocirugía intervencionista”, recalca el galeno. 

En Medellín, entre las entidades que prestan el servicio están la Clínica Cardio Vid, el Hospital Pablo Tobón Uribe, el Instituto Neurológico de Colombia, la Clínica Medellín de la 30, la Clínica Las Américas, y el Hospital San Vicente de Paul.

Los más propensos

De acuerdo con el doctor Celis, hay varios factores de riesgo, siendo los más comunes: la presión arterial alta, la diabetes, el tabaquismo, el colesterol alto, la obesidad, las arritmias cardiacas, la enfermedad coronaria, y resalta que recientemente se está viendo que el consumo de marihuana, cocaína y éxtasis, también está incidiendo.

Adicionalmente, los ataques hemorrágicos se pueden presentar por el desarrollo de aneurismas cerebrales (que tienen factores genéticos), y por el consumo de anticonceptivos orales en las mujeres.

El asunto es que ante estas situaciones muchas veces las personas no están conscientes del riesgo, pues generalmente la hipertensión y el colesterol alto no presentan síntomas y se tiende a no prestar atención, por ello es determinante establecer y controlar estos factores de riesgo y así tener menos posibilidades de sufrir un ataque cerebrovascular. 

“Es fundamental saber que el cerebro también se infarta, no solo el corazón, por eso es necesario hacer ejercicio, caminar mínimo 4-5 veces a la semana durante 45 minutos a buen paso, controlar la presión arterial, evitar el consumo de sal, el exceso de azúcar y de alcohol, en resumen: mantener un estilo de vida saludable”, indica el neurólogo Celis.

De otro lado, si bien hay una mayor ocurrencia del ACV en adultos mayores, es primordial saber que también se puede dar en jóvenes después de los 16 años y hasta en niños (por causas metabólicas). “En los jóvenes que practican deportes extremos es posible que se presente una disección vascular, lo que puede provocar un ataque cerebrovascular, también si son consumidores de drogas como cocaína e incluso de bebidas energizantes”, agrega. 

En pandemia, el ACV no da espera

Según la Organización Mundial de la Salud, cada 2 segundos una persona en el mundo sufre un ataque cerebrovascular; y cada año, 17 millones de personas mueren por un ACV, siendo la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad en adultos en el mundo; pero a la vez una de cada diez personas tiene una mejor recuperación cuando es atendida en unidades especializadas. De ahí la importancia de su prevención y tratamiento oportuno.

Ante este panorama, y más en las críticas circunstancias actuales generadas por la crisis sanitaria de la pandemia, el experto hace un llamado especial a la ciudadanía para que en tiempos de Covid-19, y ante cualquier síntoma de un ataque cerebrovascular, las personas consulten rápidamente un servicio de urgencias (el 123).   

La gente, dice el galeno, “no está consultando por temor al contagio de Covid-19 en los hospitales, pero yo les digo: es más factible que una persona se contagie en la casa que en un hospital, porque en el hospital se cumplen estrictos protocolos de bioseguridad, se usan las mascarillas, se lavan frecuentemente las manos, hay poca concentración de personas”.

Además, el ACV es una emergencia vital que deben cubrir, por ley, todas las EPS del país, donde el suministro de atención, así como los medicamentos y terapias para su tratamiento están incluidos en lo que se conoce como el POS, por lo que todo paciente debe ser  atendido.

“Esta es una enfermedad prevenible, que tiene cura y tratamiento, pero que requiere atención oportuna para lograr recuperar al paciente y minimizar sus secuelas con mecanismos de prevención  secundaria, controlando los factores de riesgo. Al tener un tratamiento adecuado la discapacidad es menor, el paciente puede valerse por sí mismo y recuperar su vida social y laboral”, acota el doctor Jorge Ignacio Celis.

El ACV, como el Covid-19, no da espera. Por ello, ¡Actúe Con Velocidad!

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp
Publicidad

NOTICIAS DE HOY

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Encuentra Todos nuestros Contenidos en puntos De distribución Y formato digital.