BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Centro de Medellín tiene su primer mapa interactivo
Centro de Medellín tiene su primer mapa interactivo

Centro de Medellín tiene su primer mapa interactivo

Proyecto de cartografía digital urbana promueve la recuperación del corazón de la ciudad.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp

Una contradicción: este es un mapa para perderse. Instrucciones para dejarse atrapar por las callejuelas del corazón urbano y descubrir las sorpresas que se develan en cada esquina. Ese es el objetivo del Mapa del Centro, la primera cartografía digital que cuenta la transformación de la zona donde nació Medellín.

Por ejemplo, llegar al edificio Fabricato para conocer el famoso crimen de Posadita; conversar con Dolly, la señora que vende morcilla en la iglesia de San José; conocer la calle de los relojeros para observar la filigrana de su trabajo; o entonarse con los cantos y bailes de los campesinos en el parque de Berrío.

Este mapa, disponible en plataforma online y en aplicación para dispositivos móviles, fue realizado por Universo Centro, en alianza con Comfama.

Es una enciclopedia digital para que los mismos ciudadanos aprendan de la vida cotidiana y el entorno cultural de ese sector de la ciudad. Cuenta con 200 textos periodísticos de 60 autores, 106 reportajes gráficos, una galería audiovisual y 150 lugares ilustrados.

El contenido geolocalizado está organizado en cuatro ejes temáticos: parques y espacio público; personajes; historia y patrimonio; y arte y cultura. Cuenta con una versión ilustrada a mano (artesanía digital) y otra en Google Maps (con sus opciones de mapa y satélite).

El espacio narrado e ilustrado va desde Moravia hasta San Diego, de norte a sur; y desde Buenos Aires hasta Otrabanda, de oriente a occidente.

¿Por qué seguir ‘echando carreta’ sobre el Centro? Juan Fernando Ospina, líder de Universo Centro, recuerda que hasta los años 50 Medellín solo era el Centro, el resto eran mangas. “Más de 300 años transcurrieron aquí. Antes de recuperarlo, se debe reconocer porque hay un desconocimiento de cuál ha sido la historia y su transformación”, dice.

La idea de mapear el corazón de la ciudad surgió el año pasado cuando el debate en Medellín corrió por cuenta de la necesidad de no aplazar más la resurrección del Centro. “Se hablan muchas cosas pero en realidad son miradas ajenas al territorio. Decidimos contar cómo vemos nosotros el Centro y qué es lo que le puede ofrecer a los habitantes”, añade.

Entre versiones web y aplicativos móviles, el mapa ya superó las mil descargas. Aún está en proceso de revisión y ajuste y sus desarrolladores esperan que al final de este mes esté listo después de recibir la retroalimentación ciudadana. Tendrá filtros, según el interés del viajero urbano que lo utilice, para que seleccione, a través de capas, si prefiere tomar la ruta patrimonial, la de arte urbano, la de cultura o la de historia.

Sergio Restrepo, gerente del Claustro Comfama, dice que el mapa mismo es una lección importante para todos los dolientes del Centro. “A veces si miramos de otra manera las cosas que ya existen, se crean herramientas poderosas. El mapa es una fuerza poderosa para entender qué hacemos en el Centro que seguirá siendo la ciudad de siempre, el barrio de todos, la cuadra, la esquina de la nostalgia y el recuerdo”, dijo.

Es que de la recuperación del Centro se viene hablando hace 50 años. En 1968 el Departamento municipal de Planeación publicó el ‘Estudio del centro de la ciudad’. Muchas de las soluciones recomendadas por la investigación nunca se construyeron o apenas se van a empezar a hacer, tales como la Galería Bolívar, la organización del transporte colectivo; agilizar la eliminación de parqueaderos en vías públicas y ejecutar el plan de ampliación de andenes.

El mapa también se implementará una herramienta llamada ‘Declara un lugar’, con la que cualquier ciudadano puede alimentar el mapa con sus experiencias con los venteros de mango biche, de tajadas de papa frita, de obleas; con los músicos callejeros, los tinterillos, los actores; con los bambucos de Niquitao o los merenderos de Carabobo. Por eso este mapa es para perderse, no es una contradicción.

JUAN DIEGO ORTIZ JIMÉNEZ
@JDiegoOrtiz
juaort@eltiempo.com

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp
Publicidad

NOTICIAS DE HOY

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram