Jueves 30 de octubre de 2014

ESCOGE TU CIUDAD
Síguenos en:
facebook
twitter


El control del espacio público, ¿quién lo hace?

- | 18/11/13
Comercio en diciembre genera gran caos
A pocos días de diciembre el tránsito es complicado por la abundancia de mercancía y la inseguridad.
Compatir
Twitter
Facebook
0
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

Falta de seguridad, ventas ilegales y extorsiones se vive en las calles.

El espacio público de Medellín es el lugar donde convergen las problemáticas sociales y las consecuencias de la falta de planeación de la misma.Una muestra de ello es el centro, específicamente la comuna 10, La Candelaria.

Si bien a lo largo de las administraciones se han creado proyectos con la fuerza pública y otras dependencias para superar los problemas de robos, asesinatos, venta de drogas, ‘ollas’, zonas de tolerancia y ventas ambulantes, el sector cada vez está más atestado de lo mismo. (LEE: ‘Convivir’ venden espacios en el Centro, denunció la Personería)

Y no solo eso, ya el control parece que dejó de ser de las autoridades y el gobierno. Los grupos ilegales y diferentes ‘combos’ se radicaron en varios puntos, y son los que se han dedicado a extorsionar a los comerciantes e incluso hay puntos por La Playa o la Oriental donde los ladrones van a dejar los objetos robados (donde está el jefe), y para un vendedor de frutas en una carretilla poderse instalar en x o y zona, debe pagar.

"Hay jefes que son los que controlan las zonas, y son los que venden las drogas, reciben lo que se roban sus gente, cobran vacunas, y también son los que mantienen 'limpios los sectores'. Hasta marcan los baretos y la droga para tener certeza de que cada ‘combo’ está su territorio”, dice Álvaro, comerciante de la Oriental.

Todo estos negocios se mueven en las calles. Los bandidos no han tenido que esconderse. Lo hacen a la luz del día y en los parques y calles del centro, aledaños al Centro Administrativo La Alpujarra y la Estación de Policía.

Hay acciones, pero todavía falta

Según el gerente del Centro, Jorge Iván Giraldo, la ciudad pasó de 120 a 170 cuadrantes, con un incremento de 27 más en La Candelaria. (Mira además: Firman alianza público privada para proteger el centro)

Sin embargo, a septiembre se han presentado 109 homicidios, el hurto ha aumentado 42 por ciento (965 casos) y sigue el robo de carros (196) pese a que se han instalado 249 cámaras en puntos críticos.

Así mismo, hay dispuestos 5 fiscales para manejar el tema de microextorsión y hurto en el centro, con importantes resultados que, sin embargo, la gente de a pie sigue sin percibir.

Incluso, el mismo contralor general de Medellín, Juan Carlos Peláez, ha solicitado a la administración que se necesita un plan más integral, pues desde sus oficinas, ubicadas cerca a la Plaza de Botero, son testigos de la falta de seguridad y el desorden.

“La inseguridad es reinante. Todos los días tenemos que ser testigos de asaltos tanto con arma de fuego hasta el raponazo. La presencia de la fuerza pública es momentánea”, ha expresado. (Clic para leer: Piden redoblar seguridad en el Centro durante temporada decembrina)

Las calles se volvieron vitrinas

Otra problemática del espacio público que no se ha logrado vencer es la de los vendedores informales, y la invasión del espacio público por el comercio.

Si bien la Alcaldía ha logrado carnetizar 11 mil vendedores, el alto ingreso de familias desplazadas por la violencia ha hecho, según la Personería, que éstos lleguen ante el desamparo, a buscar sus propios recursos, y es como crean ventas en el centro.

El concejal Santiago Martínez ha expresado que esta ha sido una situación muy difícil de controlar, tanto por la proliferación de negocios no acreditados y en lugares prohibidos, como por la demanda.

La ciudadanía se queja de la invasión de espacio público, pero cuando se hace un operativo se ponen en contra porque dicen que les van a quitar su mantenimiento. Los venteros se ubican en estaciones del metro porque saben que la gente es perezosa y les compra a ellos por no caminar”, asegura.

En los barrios como Manrique, Campo Valdéz, Belén y Santa Lucía, solo por citar algunos, que por su alta población se crean centralidades donde funciona como otros centros, el espacio público está invadido por los negocios.

Ventas de fruta en carretillas, megáfonos, mercancía expandida en los andenes, puestos de comida y negocios que se extienden hasta la calle, son el panorama diario en los barrios y que impiden la circulación de los transeúntes.

"Todas estas problemáticas deben ser tratar también con la ayuda de la empresa privada, porque no todo puede ser responsabilidad de la administración, todo debe ser un trabajo conjunto", dice el concejal Jesús Aníbal Echeverry.

En Santa Lucía ya se trabaja en un plan con la comunidad para regular el espacio público invadido cerca a la estación del metro.

Combos cobran por espacios

Según investigaciones de la Personería, en puntos como el Parque Berrío, Parque Bolívar, Plazoleta Nutibara, Tenerife, Maturín y La Playa, ‘combos’ actúan por cuadrantes, de 3 a 5 personas, y desde agosto empezaron a vender puestos en las calles para las ventas de diciembre, cobrando entre 5 mil y 2 millones de pesos.

La preocupación es que los están involucrando en la conflictividad, utilizando a los venteros a guardar armas y drogas.

Los datos

1. En la comuna 10 opera una mesa de seguridad con policía y las diferentes secretarías.

2. Recientemente se han intervenido zonas como Barbacoas, La bayadera y el barrio Colón.

3. Bolívar, Carabobo, Palacé, Caracas La Playa y Parque Berrío, son los puntos más críticos en el Centro.

ANGÉLICA CERVERA AGUIRRE

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co