Jueves 27 de noviembre de 2014
Síguenos en:
facebook
twitter

Versión para teatro de 'Caperucita Roja' invierte los papeles

- | 17/07/12

Caperucita Roja
'El lobo y Caperucita: la verdadera historia', obra de Teatro en el Fanny Mikey.
Compatir
Twitter
Facebook
0
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

Un montaje del cubano Mijail Mulkay pone a la niña y a la abuela como el tormento del lobo.

Y vaya que 'El lobo y caperucita: la verdadera historia' es un cuento diferente. En este montaje escrito, dirigido y actuado por Mulkay, la imaginación de los niños se pone a prueba, pues la niña de la capa roja (Camila Mulkay) y su abuela (María Margarita Giraldo) dejan de ser víctimas.

"¿Ustedes sí creen que Caperucita y su abuela salieron enteritas de la barriga del lobo? O sea que los lobos no mastican", les dice el narrador (Hugo Tamayo), a los niños mientras ellos hacen sus conjeturas y sueltan carcajadas

Así comienza esta nueva versión del cuento que Charles Perrault tomó de la tradición oral y pasó al papel y que años después los hermanos Grimm reescribieron en la versión que nos leyeron alguna vez.

Esta es una historia que en buena hora trastoca el sentido de la leyenda original, que era cruel y fue creada para alertar a las niñas de los encuentros con desconocidos.

No, no quiere decir que en estas épocas de Garavitos no haya que alertar sobre lo mismo a nuestros hijos, pero qué bien se siente oír reír durante la obra a decenas de niños que se conmueven con los padecimientos del lobo.

Los menores se meten en la historia y juegan con los personajes que los cuestionan y los ponen a pensar, siempre en un sentido contrario al aceptado en relación con el cuento.

Pensar diferente alienta el conocimiento y ese es uno de los mayores logros de Mulkay Issa Producciones con este montaje que promocionan como "un trabajo hecho en familia para la familia".

Otro maravilloso logro está en el final. La obra no solo prescinde de la desaparición de Caperucita y su abuela en garras del lobo, sino de la muerte de éste. Enseña sobre el respeto a las personas, aún a aquellas que hacen algún daño.

CARLOS SALGADO

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co