Miércoles 23 de abril de 2014

ESCOGE TU CIUDAD
Síguenos en:
facebook
twitter


La Peluquería y De Rulo, dos sitios donde el pelo se convierte en arte

- | 29/08/12

Compatir
Twitter
Facebook
6
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

Sin importar el color, largo o tipo de cabello, logran transformar el aspecto de sus clientes.

Para mujeres como Melisa Pérez y Andrea Gutiérrez cortar el pelo es un arte. Su lienzo son las cabezas y las tijeras y rasuradoras, sus pinceles.

Melisa es dueña de La Peluquería, ubicada en el centro de Bogotá, y Andrea creó De Rulo, localizado en Chapinero.

“Tener el poder de transformar a alguien es algo muy bonito”, dice Melisa, una publicista de profesión, mientras a ‘tijeretazos’ le cambia el aspecto a Denis, uno de sus clientes.

Tanto en La Peluquería como en De Rulo los cortes se hacen sin que los arriesgados clientes puedan verse en el espejo.  Al final, con una cara de sorpresa, descubren su nuevo ‘look’.

“Hay muchas personas a las que les da miedo, es como si les fuera a cortar un brazo, pero después de que les corto el pelo una vez, siempre vuelven”, comenta Andrea, artista visual.

De ambas peluquerías los clientes salen erguidos, sonrientes, sabiendo que su peinado, hasta que crezca de nuevo el pelo, será único.

“Me gusta, me siento diferente. Siempre me he ido feliz”, afirma Saia Tamayo, cliente de La Peluquería.

Uñas con identidad

Las uñas también tienen su cuota de creatividad. Con  diseños llamativos, en los que retrata El Sagrado Corazón de Jesús, pacman y otras figuras, Heidi Aristizabal cambia las manos de sus clientas.

Mezcla los tonos de los esmaltes en paletas como si se tratara de óleos o acrílicos y, concentrada, pone en práctica su profesión como artista plástica.

“Empecé en el colegio, pintándole las uñas a mis amigas. Ensayaba figuras y colores”, cuenta Heidi, quien trabaja en De Rulo.

Las interesadas escogen, mirando fotografías, lo que quieren llevar en sus uñas. Según la complejidad del diseño, el costo puede ser de 10 mil pesos en adelante.

“Simplemente me encanta, salgo y quiero que todos vean mis manos”, dice una de las clientas.

LINA RODRÍGUEZ O.
REDACCIÓN ADN

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co