Jueves 18 de diciembre de 2014
Síguenos en:
facebook
twitter

En Bogotá ya no hay ríos, ¡están muertos!

- | 28/02/14
Río Tunjuelo
El Tunjuelo recibe químicos y metales de industrias que hacen que el color del agua cambie.
Compatir
Twitter
Facebook
0
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

Los afluentes recorren 105 km. Sólo 12 están en condiciones. Tratamiento demanda $800 millones.

El río Bogotá tiene en la ciudad cuatros afluentes principales, que de mayor a menor longitud son: Tunjuelo, Fucha, Salitre y Torca y desafortunadamente hay un factor que les es común a todos: el alto nivel de contaminación que reciben sus aguas.

“El río Fucha, por ejemplo, nace en una zona llamada El Delirio (ubicada en el Páramo de Cruz Verde), en ella hay agua de excelente calidad, se puede beber, hay gente que nada y pesca. El problema se da más adelante, cuando los ríos entran a la ciudad”, aseguró Manuel Rodríguez, director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental de la Universidad de los Andes.

Esa situación se genera porque hay familias que le arrojan a los ríos las aguas negras: “en el Fucha se da por las urbanizaciones ilegales”, dijo Rodríguez.

En Bogotá sólo hay una planta de tratamiento de aguas residuales, que es la de Salitre, pero está encargada del norte. El resto de la ciudad no tiene planta.

“Si no hay más plantas, no hay cómo sacar las aguas negras, y todo eso, termina en el río Bogotá. A eso, se le pueden sumar las descargas industriales, que muchas veces son químicos o metales que cambian incluso el color del agua”, afirmó Rodríguez.

“Queramos o no, toca vernos con el río todo el día, lo que quiere decir: acostumbrémonos al mal olor”, dijo Leoclides Reyes, habitante de Visión Colombia, barrio de la localidad de Kennedy que limita con el río Fucha.

“Es una realidad que los ríos de Bogotá están muertos. La gente nunca ha podido ver un río real, y por eso creen, de forma peyorativa, que son caños”, enfatizó Rodríguez.

“Muchas personas les botan basura a los ríos. Huelen muy feo. Da pesar verlos así”, aseguró Santiago Montes, niño de 8 años que pasa todos los días por el río Fucha.

El carbón ayudaría a mitigar el impacto

Un grupo de investigadores descubrió la manera de limpiar agua contaminada con carbón obtenido de llantas usadas de carro.

“No importa tipo o tamaño, pues hay que triturarlas. Después, en un horno con vapor de agua se convierte el caucho en carbón. Luego, se instalan tanques dentro de las industrias, para que el agua pase, y sus contaminantes, como mercurio, níquel o plomo, queden retenidos en el carbón y así, salga purificada al río”, dijo Juan Carlos Moreno, director del grupo de investigación en sólidos porosos de la Universidad de los Andes.

Terminado el proceso, el agua quedará apta para el consumo humano y el carbón podrá ser reutilizado.

Los datos

Hace 10 años hubo un fallo para descontaminar el río Bogotá. A la fecha, el río sigue muerto.

4,6 millones de personas podrían consumir agua del río Fucha si estuviera completamente saneado.

Los desperdicios son equivalentes a lo que 68 mil empresas verterían durante ocho horas.

2 sobre 100 es el puntaje del río Fucha al evaluar su pureza cuando desemboca en el Bogotá.

ALEXANDER VALENZUELA A.

ESPECIAL PARA ADN

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co