Viernes 24 de octubre de 2014

ESCOGE TU CIUDAD
Síguenos en:
facebook
twitter


Un romance olímpico

Por: AFP
- | 12/07/12
Britta Steffen y Paul Biedermann
Britta Steffen y Paul Biedermann.
Compatir
Twitter
Facebook
0
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

Los nadadores Britta Steffen y Paul Biedermann podrían ser una pareja bañada en oro en Londres.

La pareja, que representará a Alemania, busca que sus capacidades en la piscina olímpica sean aún mayores que el amor que se profesan.

Hicieron pública su relación en 2010 y forman una fotogénica pareja entre la rubia Steffen y el musculoso Biedermann, pero ambos destacan también por sus cualidades deportivas y son plusmarquistas mundiales.

El tabloide alemán Bild publicó rápidamente unas fotos en las que Steffen besaba a su novio poco después de impresionar ambos en la piscina durante los campeonatos alemanes celebrados en mayo pasado, que podría suponer un regreso a la élite de la natación de la pareja, que sufrió una crisis deportiva el pasado año, con resultados decepcionantes en el Mundial de Shanghai.

Paul ya dejó entrever que existía algo más que amistad con Britta cuando se acordó de ella poco después de batir a Michael Phelps en los 200 m libres en el Mundial de Roma-2009.

"Britta me dijo antes de la carrera que creía realmente en mí y de que podía ganar a Phelps. Quiero dedicarle a ella esta victoria", dijo Biedermann poco después de ganar el oro con un nuevo récord mundial (1:42.00).

La capital italiana fue el escenario del punto álgido de la carrera de ambos deportistas, hace tres años. Biedermann no sólo batió a Phelps en los 200 m (en la primera gran derrota del estadounidense en cuatro años), sino que pocos días antes había logrado el oro en los 400 m libres con otra plusmarca mundial.

Por su parte, Britta ganó las pruebas de 50 y 100 m libres con sendos récords mundiales, repitiendo su exitosa actuación de Pekín.

La nadadora, de 27 años, no pudo retener sus títulos mundiales, acabando con el 16º  tiempo en las series de los 100 m y renunciando después a nadar las series de los 50 m. Avergonzada, la berlinesa huyó de Shanghai, culpando de sus pobres resultados a un programa de entrenamiento con pesas que había convertido su cuerpo en el de una "culturista" y que posteriormente abandonó para trabajar más la resistencia.  "Estaba tan musculosa que después de 50 metros ya no me quedaban fuerzas", dijo entonces ella.

Pero en los campeonatos alemanes de mayo pasado, Britta logró parar el tiempo en 53.68 en la final de los 100 m libres y unos días antes lo hizo en 53.65 en los relevos 4x100, en una muestra de su correcta preparación para Londres.

Un mes después, su novio Paul se consagró como campeón de Europa de los 400 m libres por primera vez, cuando sólo había logrado el bronce en 200 y 400 m en Shanghai. Su tiempo en la final (3:47.84) estaba por encima de la mínima exigida para Londres, pero se clasificó para la competición olímpica gracias al bronce logrado en Shanghai.

En Alemania se preguntan si Biedermann será capaz de amenazar el dominio estadounidense en los 200 m, después de que Phelps y Ryan Lochte coparan los dos primeros puestos en Shanghai.

"Paul es un nadador competitivo que puede ir más allá de la barrera del dolor y que tiene el potencial para las medallas, pero se está estancando en sus resultados", reconoció el exentrenador alemán Dirk Lange.

"Aún nada muy lento y no ha mejorado en los dos últimos años", agregó.

AFP

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co