Viernes 21 de noviembre de 2014
Síguenos en:
facebook
twitter

Lupa a 1,5 billones de pesos de propinas en los restaurantes

- | 10/11/13
Meseros
La Escuela Nacional Sindical recogió denuncias de domiciliarios que deben asumir el mantenimiento de sus motos y propinas usadas para mejoras en los locales.
Compatir
Twitter
Facebook
1
Correo
Guardar
Correo
1
Coment.

En algunos sectores, domiciliarios y meseros se quejan de que los recursos no los reciben ellos.

Sebastián* trabaja en varios restaurantes de Bogotá, a través de una bolsa de empleo, en la que le pagan 2.500 pesos por hora para que lleve los pedidos a domicilio.

Uno de estos restaurantes, como lo hacen casi todos los más de 66 mil que hay en el país, sugiere una propina de 10 por ciento sobre la compra. Al pagarla dentro de la cuenta global, el cliente asume que va para el trabajador, pero Sebastián asegura que él no recibe nada distinto a su pago por horas.

Esta situación, que se extiende a muchos de los meseros, llevó al representante a la Cámara Efraín Torres a insistir en el Congreso con su proyecto para regular las propinas.

La iniciativa parlamentaria fue retirada en el 2012, para evitar su hundimiento por tiempos vencidos. Pero en esta legislatura se retomó, y el proyecto está en lista para iniciar debates.

Al decir de Torres, la propuesta nació tras denuncias de trabajadores, según las cuales “las propinas se usan hasta para renovar el mobiliario de los restaurantes”.

Los recursos que se mueven en el país por este incentivo a los trabajadores no son de poca monta. “Los ingresos máximos por propina, si todo cliente en todos los restaurantes cancelara el 10 por ciento voluntario, ascenderían a 1,5 billones de pesos”, señala Alberto Villanueva, asesor de cadenas de restaurantes.

Para meseros que trabajan con contrato directo, el panorama es distinto. Camila*, empleada en Andrés Carne de Res, dice ganar más por propinas que por salario básico: “Al cliente se le pregunta si desea incluir el 10 por ciento de propina voluntaria. El dinero recaudado se reparte entre todos los empleados de la cadena de servicios. Me corresponde entre 150.000 y 300.000 pesos por quincena, pues trabajamos entre 8 y 15 horas”.

Pero la Escuela Nacional Sindical recopiló testimonios de empleados del sector de comidas rápidas en Medellín, tercerizados y a los que no les va tan bien. Generalmente son domiciliarios que aportan hasta el 3 por ciento de las ventas de los restaurantes, las cuales son de 15 billones de pesos al año.

“Hacen turnos hasta de 12 horas para mejorar ingresos, como Carlos*, quien se queja por no recibir propinas, pues es domiciliario de una pizzería, debe tener moto, pagar gasolina y mantenimiento”.

Para los que reciben propina hay un común denominador: “No nos consta si nos devuelven todo lo que entra”.

MARTHA MORALES MANCHEGO

ESCRÍBENOS A: contenido@diarioadn.co